CAMBIO O TRANSFORMACION

05dcbd46-2115-4f91-9889-8bca06a92c60-large

 

Cualquier cambio, por pequeño que sea, supone un esfuerzo, grande o pequeño, y genera una angustia proporcional al riesgo que asumimos con cada decisión causante de ese cambio. A veces no es necesario un cambio drástico, sólo una transformación, un reajuste de los parámetros, muchas veces a nivel interno.

 Transformarse supone fuerza y constancia para, con la misma meta, cambiar la forma de conseguirla. Cuando intentamos que nuestros sueños se hagan realidad y no sean sólo una ensoñación paralela a nuestra vida real en la que nos evadimos cuando queremos estar fuera de este mundo durante un rato, es cuando nuestra capacidad sobre nosotros mismos no debe flaquear, y cuando debemos controlar nuestros pensamientos para que nos afecte lo que opinen los demás.

Se trata de ir subiendo pequeños escalones de éxito con esfuerzo, constancia y mucha confianza (confianza realista claro está), sin acometer sueños imposibles, o pecar de un excesivo optimismo, y sobre, todo no mirar hacia atrás para no tener vértigo de la altura conseguida y tener la tentación de bajar.