UNA VIDA SIGNIFICATIVA

Como dice Susan David, divulgadora que os recomiendo, estamos antes la “tiranía de la positividad”. Toda situación estresante, decepcionante, triste o injusta, se nos pide que la aceptemos con positividad, con espíritu zen, con resignación. Susan David nos dice que es bueno sentir ira, frustración, tristeza, rabia…en definitiva, emociones que nos hacen sentir el aquí y ahora. El evitar las emociones no nos va a hacer sentirnos mejor ni somos peores por sentir así, es la vida. El ignorarlas o mirar hacia otro lado sólo nos lleva a vivir en una burbuja. Las emociones son necesarias, son beneficiosas por negativas que sean. Tenemos emociones porque estamos vivos.